miércoles, 16 de abril de 2008

Cosas de niños

Esta columna la publicaron el martes 15 de abril. Creo que se explica sola. En lugar de hablar de algo que se explica solo, aprovecho para mandar un abrazo a mi primo Bruno y a mi tío Luis Carlos, quienes, me acabo de enterar, leen este espacio de vez en cuando. Los quiero.

15-Abril-2008
Gabino Iglesias
Escritor y periodista

Cosas de niños
Situación 1: una adolescente de 13 años entra a la escuela con un cartel colgado del cuello: “Si amas a nuestro país, detén la inmigración ilegal”. Resultado: pandemonio, caos y violencia. Víctimas: la adolescente que, por invitación de la escuela, resultó herida, tres jóvenes latinos que, ante el oprobio en forma de cartel, reaccionaron con las manos. Culpables: la escuela, los padres y el simio presidente. Propuesta: amonestación verbal a los agresores y a la adolescente. Paliza cruel al genial educador que tuvo la idea de invitar a los niños a opinar con carteles sobre temas políticos, al director de la escuela y a los padres de la joven que la dejaron salir de casa con la sentencia enganchada al cuello.
Situación 2: un niño entradito en años que jugaba a ser presidente de la Autoridad Metropolitana de Autobuses (AMA) y de la Autoridad de Transporte Integrado (ATI) presenta su renuncia porque, si no puede mandar todo, prefiere no jugar.
Además, lo regañaron porque no puso todos los autobuses que tenía que poner en la calle. Todos sus amiguitos se van con él porque estaban ahí en puestos de confianza.
Resultado: un hueco sideral en el mandato de una importante agencia que rellenarán con otro joven que se llevará a sus amiguitos a jugar con él o ella en puestos de confianza.
Víctimas: supongo que, indirectamente, todas las personas que dependen de los desnutridos sistemas de transportación pública del País. Culpables: todos. Propuesta: herejía de prohibir los puestos de confianza y cortar cabezas en cuanto algo no funcione (medio país es ahora mi enemigo).
Concuerdo con Pérez Reverte: los niños dejan de simpatizarme en el momento en que se empiezan a parecer a los adultos que serán.
Los adultos dejan de simpatizarme cuando se portan como los niños que fueron.

2 comentarios:

Juan el Caminante dijo...

Gabino,

Después de todo, hiciste lo mismo que hacen todos lo periodistas, jugarle el juego a la colonia, como si fuera otro juego de niños. He asumido una posición de callarme y hacer buche sobre lo que pasó. El revolú es tan grande, el meollo es tan complicado y de verdad estoy tan enfocado en conseguir trabajo otra vez que es mejor callarse. Pero te conozco, me conoces, y creo que entre nos, si es meritorio aclarar cosas, mas cuando escribes sobre asuntos de los cuales no sabes nada, haciendo de veleta a la madeja de intereses detrás de esto. Y esto es solo una corrección, porque no hay foro en el mundo para explicar lo que pasó (que de hecho, ni sabemos nosotros porque se dio esa determinación) y los periodistas y escritores como tu tampoco están interesados en contar la historia, ni de una lado ni de otro.

Es verdad, fue una pataleta de niños. De todo el mundo, de Alexis (que creo que se pudo haber ido elegantemente) y del Secretario y de sus ayudantes. Los que renunciamos lo hicimos por solidaridad, somo veletas en el juego, pero a mi personalmente me pidió el Secretario y el nuevo presidente que me quedara. Y lo hicimos con la convicción de que la jugarreta que le hicieron a Alexis fue una falta de respeto. Porque en la AMA y en el sistema de transporte se estaban estremeciendo los nichos de todos los que no les interesaba que ni las guaguas ni el tren tuvieran pasajeros. Para que lo sepas, con la gente que cuenta el Secretario y el tipo de persona que es, que antes de pedirle la renuncia a Alexis, ya todo el país lo sabía, porque sus ayudantes lo filtraron, para humillar, para joder. Y los que renunciamos a pesar de que nos pidieron que nos quedáramos lo hicimos porque sabemos que con gente de esa calaña simplemente no se puede confiar.

Me molesta sobremanera que escribieras como lo hiciste. Porque opinas de lo que no investigaste, lo que hacen todos los periodistas aquí. Y los que investigan no lo hacen para contar una historia, sino para ver si hay algo sospechoso, y tirarlo al medio, exponiendo la credibilidad profesional en foros en donde gente como yo, que estuvo en los puestos que estuve, no nos podemos defender. Me molesta y me encojona que escriban de lo que no saben porque es bien fácil criticar desde la academia, desde ser periodista, porque cosas jodidas me encuentro yo todos los días, y me encontraba todos los días en la AMA, pero yo metía mano. No estaba allí sobándome las bolas, y de eso te puede dar testimonio todo el mundo. E hice de todo, desde tomar desiciones, crear infraestructura, guiar guaguas, lavar guaguas, hacer de despachador en los terminales, de todo.

Prefiero quedarme callado porque también a quienes me interesa que sepan mi historia, la saben, y me creen. No pretendo que los que no estuvieron allí sepan, pero tampoco puedo permitir que se mancille por mancillar, porque en este momento te pones a tirar fango contra Alexis, me tiras fango a mi. Y del palo caído todos hacen leña.

Ves, solo te corrijo, porque a diferencia tuya, que escribo desde el cómodo espacio universitario, yo si metí mano. Yo si se de lo que hablo. Y para contar mi historia no me voy a cansar hasta que alguien publique, (de hecho, a hotmail te envié la contestación que me dieron en el Nuevo Día cuando traté de escribir un artículo sobre transportación). En el arículo cuento la historia desde el punto de vista objetivo, sin entrar en los personalismos. Meter mano Gabino, hablar informado. Como te dije, después de todo, hiciste lo mismo que hacen la mayoría de los periodistas, jugarle el juego a la colonia, como si fuera otro juego de niños. De la crítica vive cualquiera.

Si eres profesor de periodistas aprende eso, porque ahora te lo estoy escribiendo, porque no te quierto ver de frente....y si en verdad entendiste esto, espero que tengas los cojones de NO pararte frente a mi.

Juan el Caminante dijo...

Te escribí lo que te mereces en hotmail.... este artículo demuestra de verdad como es que la clase política utiliza a los periodistas.... eres un veleta