jueves, 12 de noviembre de 2009

De libros


Mis ojos lloran. Bram Stoker se retuerce en su tumba. Stephenie Meyer es el anticristo.
Me explico: el caballero de la foto es Bram Stoker, "padre" literario de Drácula y responsable de lanzar el vampirismo al consciente colectivo. Stephenie Meyer es el último fenómeno literario... y comparte las mismas insípidas caracerísticas que tanto me molestaron de sus precedentes: poco talento, temas trillados, historias tontas, vocabulario facilón, poca profundidad y el "talento" de parir ladrillos de más de 500 páginas como si se tratara de una lista de supermercado.
¿Por qué me hierve la sangre? Por que la imbécil sin talento de Meyer ha vendido 70 millones de copias de su historieta y ha sido traducida a 37 idiomas. No crean que me baso en infundadas opiniones pasionales: he leído pedazos de sus novelas en Internet buscando la razón primordial de su éxito. ¿Qué encontré? Prueba innegable de que el mundo está lleno de descerebrados.
Sigamos. Un vistazo a la lista de best-seller del New York Times nos da más información dolorosa:
1- John Grisham ha vuelto a reciclar la misma novela que lleva más de una década reciclando... y se vende muy bien.
2- Aunque gracias a todos los santos no es #1 en ventas, el enano mental de Dan Brown insiste en intentar escribir... y la gente insiste en leer lo que escribe.
3- Nora Roberts: Por favor, relean en comentario sobre John Grisham.
4- Anne Rice: Carajo, ¿de verdad tengo que decirlo?
5- Danielle Steel: Me niego. A la mierda. No aguanto más.
Lo demás son individuos que, aunque saben escribir, ya son figuras perpétuas que no aportan nada nuevo al panorama: David Baldacci, James Patterson, Patricia Cornwell, John Irving, etc.
Encima de esto, tenemos una autobiografía, co-escrita, claro está, de Hulk Hogan, un libro nuevo de Stephen King, el hecho de que se siguen vendiendo libros de Pablo Conejo y la grave amenaza de que Ricky Martin va a convencer a alguien de que escriba su libro... !el terror invade mis entrañas!
¿Y qué de América Latina? La cuna de grandes escritores... palidece. Stephenie Meyer es número en ventas de varios países y lo demás... nah, renuncio.
Me queda de consuelo las ventas de la trilogía de Larsson y lo nuevo de Saramago.
¿Y yo? Sobreviviendo el semestre a base de Pynchon, Leonard, Breslin, Levin, Miller, Lee Burke, Mailer, DeLillo y las promesas de Theroux y Gifford. ¿Futuro? El mío está claro: cacería sin fin todos los fines de semana. Este fin de semana me concentro de Henry Miller, Harry Crews, Barry Gifford, James Ellroy y Patti Smith.
¿Un post muy largo? ¡Jódanse y lean!

1 comentario:

osvaldo dijo...

Bravo!!!!!!!!!!!!!! Aunque tengo que admitir que he leido mas largos. JEJEJEJEJEJEJEJE