domingo, 18 de febrero de 2007

El puertorricensis promedius: Versión circa 2007

Recuerdo aquellos puertorricensis promedius de la década en que me crié: los 80. Usaban pantalones cortos, camisas sin mangas o transparentes por dentro (esta segunda vertiente llevaba la bandera de Puerto Rico impresa), un gorro de tela que se ataba bajo la barbilla y llevaban una Schaeffer, Budweiser o Medalla regular en la mano. Usualmente se llamaban Tito, Papo, Quique o Juancho y siempre estaban cerca de una neverita en la playa donde la mesa de dominó y el estereo cuadrado escupiendo canciones de Frankie Ruiz, El Gran Combo, Héctor Lavoe, etc., completaban el hábitat perfecto. Eran simpáticos y condescendientes en su mayoría. La curvatura caricaturesca de su enorme panza cervecera y lampiña los hacía verse graciosos y paternales. Lamentablemente, hoy están en peligro de extinción.
Hay una nueva fauna asquerosa que los ha ido desplazando hacia la diáspora y el olvido. Los han convertido en una especie que sólo se puede avistar en las plazas públicas de los pueblos del interior de la isla que se encuentren en plenas fiestas patronales o festival de turno. Disfruto sobremanera de toparme con ellos en mis andanzas porque me recuerdan un pasado mejor y menos imbécil. Imaginarán mi desasosiego cuando anduve horas empujádome con masas sudoríparas de todos los tamaños y colores en el último Festival del Acabe en Maricao y no vi ninguno. Busqué y busqué con mi Canon en mano, pero todo fue en vano. Por todos lados abundaban, sin embargo, los nuevos puertorricensis promedius, mejor conocidos como makakus in vespus. Esta especie, que viene cocinándose desde mediados de la década de los 90, es resultado de la ignorancia y producto de un molde híbrido que no lo entiende ni Dios. Su fisionomía es algo repelente y no inspira la misma confianza que sus predecesores. Suelen ser flacos, llevan bermudas de cuadros, siempre demasiado largas, que dejan al descubierto sus afeitadas piernas, camisetas blancas o polos de líneas, zapatillas deportivas blancas o crocs, gorras de lado que acentúan las cejas sacadas y alguna prenda de oro. Entre las leves variaciones de la especie se encuentran los de candado y los que llevan trenzas. Suelen verse en manada y cerca de un grupo de vespas que ellos se empeñan en usar como si fuesen motocicletas de verdad. Por lo regular, dichas vespas llevan más inversión en equipo de música y aditamentos innecesarios que el costo de dicho vehículo. Gustan del reggaetón, la medalla light y de aparentar ser matones.
Lejos de proponer una cacería masiva (no sería políticamente correcto y costaría demasiado) o una castración de los especimenes existentes (aplíquen las razones arriba expuestas), soy partidario de estudiarlos en pos de la consecución de una solución poco sanguínea y menos costosa. Entre tanto, espero que la evolución no siga por el camino de de-volución por el que transíta por estos tiempos y que la próxima versión del puertorricensis promedius que se cruce por mi camino sea una con capacidad de discernimiento a la hora de consumir y que levante un libro de vez en cuando, aunque sea en defensa propia...

1 comentario:

Ady dijo...

Querido Crítico:

Me parece que cuenta usted con un poderoso talento: la escritura. Sin embargo, prefiero no creer que esa caricatura que usted describe es real.

Ello representaría, para mi, la perdida total de amor a esta patria.